Meditación

Durante mucho tiempo me dedique a cuidar de mi cuerpo hasta el día en el que entendí que tenía que ocuparme de mi alma.








Entre las diversas definiciones de ¿qué es la meditación?, ante todo se puede decir que se trata de una experiencia de unidad y totalidad, un estado de consciencia en el que se trasciende la dinámica dual del pensamiento.

La meditación no es un fenómeno misterioso o extraño. Es la unificación de todos los rayos de la consciencia, la actualización del potencial mental que permite penetrar en la esencia de todas las cosas. Todo ser humano experimenta el estado meditativo de forma espontánea u ocasional en algunos momentos a lo largo de su vida. A veces contemplando un paisaje, escuchando música, en la relación amorosa, en situaciones de emergencias o en el momento más inesperado.

Lo más característico del estado meditativo es que cesan los pensamientos y los condicionamientos mentales, quedando solo la experiencia directa. Todos los esfuerzos del yogui se encaminan hacia la consecución del estado meditativo. Para ello primero se adiestra en el dominio de la postura, la observación y regulación de la respiración, la interiorización y la concentración. Cuando se han perfeccionado los pasos anteriores, cesan el esfuerzo y la experiencia meditativa brota naturalmente.